Will McAvoy de guardia obrera

Claudio Pelaez Sordo

Will McAvoy protagonista de la serie estadounidense "The Newsroom"

Will McAvoy protagonista de la serie estadounidense “The Newsroom”

 Es sábado al mediodía. Estoy en mi facultad con un grupo de amigos. No estamos solos. Hace unos minutos nos percatamos que el profesor del cual todo estudiante quisiera recibir sus clases está sentado en la mesa de la recepción. Por suerte ya yo tuve el privilegio, no de ocupar el puesto de recepcionista, sino de ser su alumno. Antes de estar en sus conferencias mis colegas ya me hablaban de él como “el más escapa´o”. Y sus comentarios no eran inciertos.

Todos nos preguntamos que hace el profesor un sábado al mediodía en la facultad. Él se debe preguntar lo mismo de nosotros. Me acerco para saludarlo y tratar de aclarar la duda colectiva. Comenzamos a hablar y por el camino que va la conversación parece que no tendré respuesta. El irreversible maestro se ha detenido en detalles que no pensé fuera a conocer tan rápido. Me muestro muy atento a lo que dice. Coincido con lo que me aconseja aunque no en todo. Una mitad es para tomarlo en cuenta y la otra no tanto. Indiscutiblemente la diferencia generacional existe, aunque sé muy bien que él está lejos de ser un conservador.

Me toca hablar y le pregunto  si está viendo la serie The Newsroom. Una serie estadounidense que me recomendaron y hago lo mismo con todo el que creo le pueda interesar. No perdí la oportunidad de darle los diez capítulos que llevaba en mi flash al profesor que no vaciló en aconsejarme. Además, me interesa mucho lo que él piensa de ese proceso de construcción del noticiero que conduce un personaje llamado Will McAvoy.

Me agradece la recomendación. “Gracias chamaco”. Y apunta que si su hijo de meses le da tiempo, mañana mismo devorará el primer capítulo. Se nota entusiasmado, por la paternidad.

El diálogo ya va llegando al final. Tengo que averiguar que hace un tipo tan escapa´o como él en pleno sábado, y con un niño pequeño que cuidar, en la facultad. ¿Qué pregunto que no parezca chismoso, ni al estudiante que quiere lucirse como periodista?

-Profe, ¿hasta qué hora tiene que estar aquí? –peor no pudo ser-

-Ufff, hasta las siete de la noche. Estoy de guardia 

-Coñó. La guardia obrera.

Tal parecía que estaba esperando a que toda la facultad pasara por allí y después de mirarse cada uno en el espejo se pusieran a conversar con él. Su rostro lucía como las palabras de sus conferencias, sabio y seguro de lo que dice y hace.

Resuelto el enigma: uno de los hombres que hoy llaman de cualquier institución para oírle hablar estaba cuidando la facultad como cualquier custodio. No por talentoso va a ser liberado de todas las responsabilidades que como trabajador le corresponden. A los hombres grandes hay que ayudarlos a que siempre estén tocando tierra firme, de lo contrario pudieran terminar como el poeta del filme de Bertolucci, Soñadores (The Dreamers), cuyo bolígrafo dejó de escribir irreverentes versos, para comenzar a firmarle cheques a sus hijos enajenados. 

Ahora solo espero el criterio del  talentoso y efímero custodio sobre la serie The Newsroom. Mañana lo veré conduciendo en la televisión su espacio informativo, tal y como lo hace Will McAvoy. Claro, salvando la distancia, quisiera el conductor estadounidense ser el talón de mi, nuestro,  admirable profesor.

Anuncios

Enciende la mecha

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s