Carne Cruda para Cine de Nuestra América

Claudio Pelaez  Sordo                                                                                                        

Carne Cruda para Frank Padrón

Carne Cruda para Frank Padrón

Mientras en España la radio sufre de la extirpación del programa Carne Cruda dirigido por Javier Gallego de Radio 3  (Emisora pública de Radio Nacional Española), Cuba padece también la pérdida de Cine de Nuestra América, espacio cinematográfico dirigido por Frank Padrón hace ya doce años.

El espacio televisivo cubano dedicado a promover el séptimo arte latinoamericano ha sido sustituido por la novela  colombiana Secretos de Familia. Al ritmo que vamos nuestra pequeña isla estará preparada para asumir cualquier patrón de esas sociedades que se encargan de maquillarnos los culebrones.  

Imagínense, el día en Cuba empieza con la novela Por Amor a las seis de la mañana, todos los días excepto sábado y domingo. Los martes, jueves y sábado le sigue Passione a las nueve de la noche aproximadamente. Secretos de Familia todos los miércoles a las diez de la noche y si tienes la suerte o la desgracia de ser de La Habana, a las diez  de la noche cambias a Canal Habana los lunes, martes, jueves y viernes para encontrarte con Terra Nostra. Y a eso súmale todas las series no cubanas que se proyectan en la ¿Televisión Cubana? ¿Seguimos sumando? Y súmenle también la cantidad de reality show que andan rodando de memoria en memoria: Belleza Latina, Pequeños Gigantes,  Caso Cerrado, etc, etc.

¿Cómo puede ser posible entonces que los directivos del ICRT se den el lujo de suspender un espacio tan propio como Cine de Nuestra América? En España cerraron el programa radial Carne Cruda porque no convenía. En Cuba desplazan al cine latinoamericano ¿por qué? Me parecen hechos tan distantes, pero muy cercanos: en ambas situaciones han echado a dos programas que gozaban de una gran audiencia.

Carne Cruda denunciaba desde la voz, Cine de NA desde las imágenes y desde el cine que se hace en Latinoamérica, además de oponerse a la estética globalizadora. El primero se enfrenta de forma más directa, el segundo lo hace sutilmente.  

Es primera vez que Cine de Nuestra América estará tanto tiempo fuera del aire. Frank Padrón en su carta abierta apuntó  “es cierto: no volvemos hasta… ¡noviembre! (al principio se dijo principios de octubre, después mediados, pero acaban de comunicarme la “mala nueva” la asesora de que el plazo sigue extendiéndose)  por primera vez desde que hace más de 12 años, salimos al aire.”      

¿Seguimos sumando? Y a eso súmenle que en nuestro circuito de cine de estrenos apenas se proyectan filmes latinoamericanos. Podemos encontrarnos con lo último de Guy Ritchie, con Jhon Carter de Marte, y si tuviste el atrevimiento de ir al caluroso cine para verla en pantalla grande después lo lamentas pues la repiten por la televisión. Entonces enciendes el DVD para dejarte dominar placenteramente por uno de esos reality show que te pasaron o por la última serie que salió. Lo cual no está mal… pensando siempre en el paradigma del sujeto activo.

En su carta abierta Frank Padrón afirma “Quiero también comentarles que tal decisión fue absolutamente inconsulta, a mí personalmente nadie me llamó siquiera para solicitarme un humilde criterio: se le comunicó a la asesora, como algo ya decidido, sin posibilidad de discusión, y en tal festinada decisión, se ignoró  por otra parte el hecho de que el colectivo en pleno dejará de cobrar su salario hasta tanto continué el programa.”

Realmente eso sucede, cuando el diálogo debería mediar toda decisión para promover así la participación y no convertirnos en reproductores de esos métodos verticalistas donde marginan las opiniones divergentes.  Están apretando los “cuenta propistas del poder hegemónico”, como los califica Calviño.

Lo que sucedió con Carne Cruda fue igual. Luego de promesas del director de Radio 3, Tomás Fernando Flores, a Javier Gallego de que lo dejaría en la parrilla para la próxima temporada, un buen día llegó el autoritario y lo echó. Las causas de la expulsión de Javier Gallego son meramente políticas. Frank Padrón no ha sido expulsado, ni mucho menos como Javier Gallego; pero si nuestros directivos que aplazan un espacio tan solicitado para cañonear una telenovela,  actúan de esa forma, deberían percatarse de que lo hacen de igual y hasta peor manera que Tomás Fernando Flores. Es como si un espejo los estuviera mirando sin ellos darse cuenta.

¿Qué opinará Alfredo Guevara sobre tal atropello con nuestro Cine Latinoamericano? Los festivales de diciembre no alcanzan para ver todos los filmes que durante esos días se proyectan. Incluso, ni con una película una vez por semana.

Si es tan necesario televisar Secretos de Familia ¿por qué no escogieron el martes o jueves, o martes y jueves, para hacerlo? ¿Era tan inamovible nuestra  parrilla televisiva que Cine de Nuestra América se ganó la prórroga?

En noviembre dice Frank Padrón que vuelve su espacio. Aunque apunta un sospechoso “Hasta ahora”. Quizás esa es la oportunidad que nunca tendrá Javier Gallego y que si la tiene no la aceptará por honor, a menos que retiren las flores con espinas que le echaron en Radio 3. Pero nuestro crítico, que hace nuestro vino agradable al paladar, volverá; él, como pocos, sabe de lo peligroso que puede ser que nuestro vino se convierta en el de otros o peor aún, que el de otros se convierta en nuestro vino.    

BOOM… 

Anuncios

4 comentarios

  1. Muy triste el cierre de este espacio, aunque para serte sincero, no me parece que gozara de mucha audiencia; habría que averiguar con quienes se encargan de estas estadísticas.
    Una sola observación. ¿Tú metes a Guy Ritchie en el mismo saco que el resto de las producciones comerciales? Primero mira Lock, Stock and two smoking barrels, Snatch, Revólver y Rock’nRolla. Además de las dos adaptaciones de Sherlock. Si no te gusta, es un problema personal tuyo con este estilo, pero no te quepa la menor duda de que él es uno de los buenos directores ingleses del momento.
    Lo suyo son los dandys, si no te gustan, pues no lo veas, pero no demerites su obra.

    11 de septiembre de 2012 en 11:30 PMSep

    • De hecho estas vacaciones pude acercarme a la obra de Guy Ritchie y algunos de los filmes que mencionas me parecieron geniales, simplemente lo incluí en el paquete no como lo burdo comercial, sino como el privilegio y jerarquización a filmes que no son latinoamericanos. De hecho yo creo que el ICAIC debería programar cada mes en los cines de estreno la proyección de algún filme latinoamericano y que la TVC no se de el lujo de prorrogar programas como Cine de Nuestra América que desdibujan esa realidad de las telenovelas. No quiero decir con esto que nuestros cines estén inundados de filmes latinoamericanos, sería muy aburrido y perjudicial incluso para la propia filmografía latina. Por ejemplo esta semana proyectaron en el Yara la pelicula Homicidio Involuntario, un thriller holandés que nos mostraba conflictos de esa sociedad a la vez que criticaba la vulgarización de los medios de comunicación masiva. Gracias por el comentario y si tienes algo más de Guy Ritchie de lo que mencionaste si me lo facilitas te lo agradecería.

      12 de septiembre de 2012 en 11:30 PMSep

  2. Mira, yo no soy muy amante del cine latinoamericano; esa necesidad de realizar un cine vanguardista en todo momento a mi me asquea. No todo tiene q decirse a través del cine denuncia, es mi criterio. ¿Se fue De Nuestra América? Mejores programas han caído y nada ha pasado.
    Nop, esas son las principales películas de Ritchie.

    12 de septiembre de 2012 en 11:30 PMSep

  3. Anays

    A ver, Claudio, realmente ya había notado la falta de Cine de N…, pero solo porque alguna maldición me me ha hecho aprenderme la programación cubana de memoria -debe ser, imagino, la poca variedad-, no porque haya extrañado el programa. Es cierto que era quizá el único sitio, además del Festival, dónde degustar de lo mejor de la filmografía latina, pero la verdad es que, al menos en mi caso, solo veía algunas películas argentinas o brasileñas, y solo en el caso de que actores o directores fueran conocidos. De cualquier modo, no critico tu gusto, solo me atrevo a decir que tal vez no debamos quejarnos de la presencia -ahora más amplia que antes- de dramatizados y filmes foráneos, cuando hemos pedido desde siempre mayor diversidad en nuestra televisión. Claro, cantidad no equivale calidad, y porque transmitan cuatro telenovelas en horarios distintos no quiere decir que la cosa esté mejor.

    14 de septiembre de 2012 en 11:30 AMSep

Enciende la mecha

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s