Anuncio: “Estamos cerrados por paranoia”

Por Claudio Pelaez Sordo

Paranoia.cu

Paranoia.cu

Aunque para Pascual Serrano la responsabilidad de financiar los medios de comunicación –de transmisión- es un deber del Estado, no me parece que sea una herejía que los medios de comunicación también obtengan financiamiento a partir de la publicidad. No quiere decir esto que los medios de comunicación vayan a responder a los intereses de quienes están pagando por anunciarse, como sucede en muchas ocasiones.

¿Cómo sería Cuba con publicidad en sus medios de comunicación? ¿Se imaginan a Cubadebate promocionando un restaurante? Es más ¿Se imaginan a Juventud Rebelde con publicidad de una floristería, carpintería o una pequeña cafetería? Unos coinciden, otros no tanto y algunos dicen que para eso ya está Páginas Amarillas.

¿Y quién tiene Páginas Amarillas? Muy pocas personas se han dedicado a ver el nuevo formato de Páginas Amarillas. ¿Nos llevaría la publicidad al capitalismo más feroz? Eso sucederá a ciencia cierta el día que Cuba quiera.

¿Y en nuestros medios de comunicación no se hace publicidad? Se hace mucha publicidad, lo que de muy mala calidad, bajo el forro de reportajes y entrevistas que al final no están más que promocionando ese lugar.

Luego de haber estado varios años restringiendo la proliferación de negocios particulares, con la llegada de estos la publicidad en Cuba comienza a tomar fuerzas y a ofrecer oportunidad de empleo a un grupo de diseñadores que se habían quedado con el título engavetado y a otro grupo que alivia el sueldo escaso de su trabajo estatal con esos nuevos horizontes.

¿Por qué los medios de comunicación se van a dejar quitar el protagonismo en una cuestión con la que se puede lidiar siempre y cuando medie la ética? Acaso alguien duda que el video clip “Salte del sartén” de Gente de Zona en la paladar La Pachanga no era más que un spot publicitario. ¿Por qué no puede encontrar La Pachanga en uno de nuestros periódicos o en nuestra televisión un espacio para promocionarse? Todo esto sin que nuestros medios incumplan con su tarea principal, la de informar; ni sean tan insistentes que interrumpan un programa para ofrecer publicidad. Algunos dirán: “Nuestros medios incumplen con su tarea principal y ni siquiera dan publicidad.”

La emisora Radio Taíno tiene gran experiencia en el ámbito publicitario. Hay que aprovechar su experiencia. Tener publicidad en nuestros medios de comunicación ayudaría a mejorar sus condiciones materiales: desde el risible salario hasta las longevas computadoras de las redacciones donde escriben sus artículos. Aunque eso sería como la farsa de decir que el hecho de que nuestros atletas  participen en torneos internacionales ha mejorado las condiciones de las escuelas de desarrollo deportivas.

La destacada periodista, actriz y locutora Mirta Muñiz, quien ha estudiado la publicidad antes y después del triunfo de la Revolución, afirma en su libro “Mi profesión a debate” que la publicidad “no es solo un recurso para promover la venta de productos, sino que es aplicable a múltiples objetivos económicos y sociales.”

No se trata de abogar por una sociedad consumista engendrada por la publicidad. Dice un colega que en Cuba todos somos consumistas, pero de productos de mala calidad. Quizás un poco extremista su criterio, no por ello lejos de la verdad.

Debemos estar conscientes que el consumismo no es la solución, pero darle la espalda a la publicidad, mientras le hacemos un guiño cómplice tampoco. Hay que ir de frente, aprovechar la técnica y preparar bien al sujeto que se encuentra detrás de ella. Veamos hasta cuándo dura esta paranoia contra la publicidad en nuestros medios. Potencial hay y mucha gente está ansiosa de ponerse a prueba.

Anuncios

4 comentarios

  1. Pingback: Anuncio: “Estamos cerrados por paranoia” | ¨La Chiringa de Cuba¨

  2. Tienes mucha razón Claudio, sí hacemos publicidad, pero malísima, como tú dices, disfrazada bajo el ropaje de informaciones o reportes de baja calidad, los mismos organismos creen que el periodista es un divulgador de su empresa, y no un sujeto que debe inspeccionar la realidad con mirada crítica. Y no importa mucho la publicidad en sí, sino lo que publicitamos, si es una institución estatal, no hay problema, pero si se trata de cuentapropistas es otra cosa, lo que pasa es que le hemos dado luz verde al negocio particular, pero no acabamos de soltarles las riendas, es como “te doy espacio, pero te estoy vigilando bien de cerquita”, si al final, pagan sus impuestos, y contribuyen con el desarrollo social del país, por qué no propiciar su desarrollo?

    15 de febrero de 2013 en 11:30 PMFeb

  3. En lugar de hacer un gran comentario, os recomiendo la lectura de:

    http://marianne1789.wordpress.com/2013/02/15/esta-claro-que-el-poder-economico-dicta-las-politicas-de-los-medios-de-comunicacion/

    Saludos desde España

    18 de febrero de 2013 en 11:30 PMFeb

  4. Pingback: ¿Vivir de la publicidad? | Tremendo Explote

Enciende la mecha

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s